jueves, 24 de mayo de 2012

Leyendo a un nuevo Kafka.



MADRID.- A Kafka,  uno de los escritores más influyentes del siglo XX, tenemos que acostumbrarnos a verle de otro modo. Ni su novela más conocida era una novela, ni se titulaba La metamorfosis, ni el conjunto de su obra tiene el carácter que tenía. El Kafka del siglo XXI tendrá un rostro diferente. Los clásicos lo son porque son redescubiertos por cada generación.

El culpable de los malentendidos que hay con Kafka es, por supuesto, Max Brod,  su amigo y albacea, y primer responsable de que se siga hablando del escritor de Praga. Los responsables del lavado de cara a que se le está sometiendo son los autores de la edición crítica y canónica de sus obras completas (que en España está editando Círculo de Lectores), entre ellos Reiner Stach, crítico y filólogo alemán, experto en Kafka - que prepara una monumental biografía en tres volúmenes-, que ayer pronunció una conferencia en el Círculo sobre Nuevas lecturas de Franz Kafka.

El problema de Max Brod es el mismo de algunos orteguianos en España, haberse tomado demasiado a pecho el papel de guardián de la herencia del difunto. En palabras de Reiner Stach, «Max Brod frenó la evolución de la obra de Kafka en lo que a edición e interpretación se refiere. Tuvo una intervención importante y gran mérito en la difusión de esa obra, pero no entendió que, llegado cierto momento, tenía que desvincularse de ella».

Las principales novedades de este Kafka del siglo XXI son la casi indisoluble relación entre sus escritos íntimos (diarios, cartas y otras anotaciones) y su obra narrativa, que a veces se mezclan, incluso en la misma página. Y es que para Kafka su mundo de sueños era algo muy concreto y presente, como lo demuestra una anécdota que ayer contó Reiner Stach. Cuando alguien le elogió La metamorfosis,  él respondió diciendo que, efectivamente, había sido algo horrible. Como si hubiera ocurrido de verdad.

Como consecuencia de esa peculiar forma de escribir, en las antípodas del ordenado Thomas Mann, toda la obra de Kafka tiene un marcado carácter fragmentario, inacabado, como si de un presocrático se tratara. Eso fue lo que quiso corregir, seguro que con la mejor intención, Max Brod, dando un carácter cerrado a lo que no lo tenía. Seguramente, piensa Reiner Stach, porque le pareció el mejor modo de dar a conocer a un escritor casi desconocido. «Una biografía actual tiene que ensalzar ese carácter fragmentario, y explicarlo. Lo que ha dejado Kafka es como un gran paisaje de ruinas o escombros. Pero cuando se entiende su forma de creación, tenemos una mejor comprensión de Kafka».

Lo que no cambiará en la nueva percepción del escritor checo es lo que, para Stach, significa lo kafkiano, «la contradicción entre la sencillez del lenguaje y lo que narra, que es como una pesadilla incomprensible». De todo eso habló ayer el crítico alemán.

Antiguo artículo de Ángel Vivas, publicado en El Mundo el miércoles 7 de Marzo de 2001.





De la contraportada:

La descripción de Reiner Stach es de una gran minuciosidad y ofrece tanto una visión panorámica del mundo de Kafka como escenas concretas de su vida cotidiana, que recogen los último resultados de la investigación, inéditos hasta ahora. La narración, tan gráfica que permite al lector asistir a todas las situaciones decisivas de la vida de Kafka de un modo casi cinematográfico, establece nuevos patrones en el género biográfico.

Este es el primer volumen, y hasta ahora único, de la anunciada biografía de Franz Kafka. Traducido por Carlos Fortea y editado por Siglo XXI de España Editores en 2003. Este tomo estudia la vida del escritor y la sociedad en la que vivió entre los años 1910 y 1915... Es en esta época, tan importante en su obra, cuando escribe La condena, La metamorfosis, El desaparecido y El proceso, y, además, comienza, y acaba, su relación sentimental con Felice Bauer; estableciéndose las directrices que determinarán su camino hasta el final.

Esperemos que no se demore mucho más la aparición de los prometidos dos volúmenes que restan a esta sumaria biografia y los podamos leer traducidos al castellano.


En cuanto a la edición de sus Obras Completas, éstas están siendo publicadas en castellano por Circulo de Lectores - Galaxia Gutenberg... Este ingente trabajo está siendo dirigido Jordi Llovet y en la que han trabajado, hasta ahora, los siguientes traductores: Miguel Sáenz, Andrés Sánchez Pascual, Joan Parra Contreras, Adan Kovacsics y Juan José del Solar y representa la primera edición española, íntegra, de los escritos literarios, apuntes, esbozos, diarios y cartas de Franz Kafka, traducidos según la única edición crítica existente de la obra original del autor de Praga, la llamada Kritische Ausgabe. Schriften, Tagebücher, Briefe (Edición crítica. Escritos, diarios, cartas) editada por Jürgen Born, Gerhard Naumann, Malcolm Pasley y Jost Schillemeit, con el asesoramiento de Nahum Glatzer, Reiner Gruenter, Paul Raabe y Marthe Robert, y publicada en Frankfurt am Main por la editorial S. Fischer a partir de 1982.

Las referidas Obras Completas se articularán, en nuestro país, en torno a cuatro volúmenes de los que ya han aparecido, desde 1999, tres de ellos...

El primero (de 1999) corresponde a las novelas y en su índice encontramos lo siguiente: Presentación - Biografía de Franza Kafka (por Wagenbach) y el ensayo "Franz Kafka, revalorado" escrito por Hannah Arendt. Siguen: "El desaparecido" (anteriormente denominada "Amerika" por "órdenes" de Max Brod), con un par de fragmentos añadidos - "El proceso", al que siguen seis fragmentos - "El castillo". Finaliza el volúmen con un extenso cuerpo de notas.

El segundo tomo (2000) contiene los "Diarios", "Diarios de viajes" y la célebre "Carta al padre". Se completa el volúmen con un prólogo de Nora Catelli: "Pruebas de haber vivido", una cronología de la vida del escritor, un índice cronológico de las entradas de los "Diarios", otros de los fragmentos narrativos incluidos en los mismos, así como un exhaustivo de nombres y de obras citados, terminando con un valioso y abundante aparato de notas aclaratorias.

El tomo tercero (2003) está dedicado a las narraciones y otros escritos. Comienza con los libros publicados en vida del autor: "Contemplación" (Relatos breves) - "La condena. Una historia" - "El fogonero. Un fragmento" - "La transformación" (Denominada anteriormente "La metamorfosis") - "En la colonia penitenciaria" - "Un médico rural. Relatos breves" - "Un artista del hambre, Cuatro historias".

Continúa con los 'Textos publicados solo en revistas o periódicos' (10) y 'Escritos póstumos' (51). Se completa con el inmenso y esclarecedor cuerpo de notas preparado por el director de la edición y con unos minuciosos índices o "tablas" que facilitan y orientan la consulta de unos materiales de naturaleza muy diversa y en buena medida inclasificables.

Y así llegamos a la actualidad, al día de hoy en el que aún continúamos esperando la aparición del ansiado cuarto tomo de estas Obras y que estará dedicado a la 'Correspondencia' del escritor... Parece ser que la aparición de nuevo material epistolar está demorando esta edición...




1 comentario:

Ignacio Ruiz dijo...

Las principales novedades de este Kafka del siglo XXI son la casi indisoluble relación entre diarios, cartas y otras anotaciones y su obra narrativa.Pues no hay tal y este tipo de comentarios hace que se ponga una barrera entre el lector y el escritor gracias a los "especialistas" Brod no llegó a tanto